IV Parte de los mensajes bajo el tema:

La única Solución al gran dilema de la humanidad.

Dios no hace al hombre responsable del espíritu carnal en él, mas sí de su rechazo a la solución.

La naturaleza carnal controla la vida del individuo haciendo incurrir en todo tipo de males porque esta es su naturaleza y raíz de todo pecado.

El hombre carnal presenta dos actitudes, procura agradar a Dios pero por otro lado continúa en el pecado. La solución a este dilema es la presencia del espíritu santo morando en el individuo.