El Reconocimiento Del Pecado Lleva A Recibir Ayuda Y Liberación

916

El reconocimiento del pecado, es lo que pondrá al individuo en el lugar para recibir ayuda y liberación, a través de Cristo Jesús quien es la única solución.

La única Solución al gran dilema de la humanidad.

En la palabra de Dios se encuentran las respuestas necesarias para llevar al ser humano al entendimiento de la ley de Dios.

Aun cuando el pecador no sabe que es un espíritu lo que está trabajando en su vida, palpa el hecho de que hay un agente que opera en su interior llevándolo a acciones de mal.

Este espíritu carnal, lleva a una inconsistencia en aquellos que dicen ser salvos, ya que siguen pecando, dando mal testimonio ante el mundo que necesita de Dios.

En Romanos 7:17 vemos los siguiente:

De manera que ya no soy yo quien hace aquello, sino el pecado que mora en mí.

Aquí Pablo descubre que hay un agente interno que lo lleva al pecado.

De igual forma, todo aquel que es gobernado por la naturaleza carnal necesita llegar a dicho reconocimiento.

Muchas personas continúan usando la excusa que “pecamos en la carne” aún después que se declaran hijos de Dios.

!Pero no se tiene que seguir viviendo en la carne!. Justamente, Cristo Jesús vino al mundo para que el ser humano deje de pecar.

El cristiano es evaluado delante de Dios en sus actividades cotidianas: en la tienda, en el bus, en el colegio, en el vecindario, etc. Y cuando su experiencia no compagina con su testimonio, crea una decepción en aquellos que aún no han dado el paso de salvación.

Si el espíritu carnal aún está gobernándolo, usted va a manifestar la doble vida conflictiva que vemos en el versículo 18:

 Y yo sé que en mí, esto es, en mi carne, no mora el bien; porque el querer el bien está en mí, pero no el hacerlo.

Sin embargo, vemos que el apóstol hace un análisis de su propia condición más adelante.

“Porque no hago el bien que quiero, sino el mal que no quiero, eso hago.
 Y si hago lo que no quiero, ya no lo hago yo, sino el pecado que mora en mí”.

Este tipo de análisis es crucial, ya que lleva al individuo a reconocerse pecador en necesidad de liberación.

Querido lector: si la práctica de pecado se mantiene en la vida del cristiano, es menester que despierte a la condición actual en que vive.

Damos gracias a Dios por La obra divina de salvación, la cual produce una limpieza completa en el interior del individuo.