Jesús regresará por segunda vez de la misma forma que se fue.

Si has comenzado a leer este estudio, es porque aún no se ha dado la segunda venida de Cristo.

Pero, ¿qué tanto sabes acerca de la segunda venida de Jesús? 
¿Cuál es la importancia de velar y orar?

Estudiemos acerca de La segunda venida de Cristo según la Biblia.

I. La Biblia usa varios términos para referirse a la segunda venida de Cristo. He aquí algunos:

  1. “El tiempo postrero”
    1 Pedro 1: 5 “que sois guardados por el poder de Dios mediante la fe, para alcanzar la salvación que está preparada para ser manifestada en el tiempo postrero”.
  1. “La manifestación de Jesucristo”
    1 Pedro 1: 7 “para que sometida a prueba vuestra fe, mucho más preciosa que el oro, el cual aunque perecedero se prueba con fuego, sea hallada en alabanza, gloria y honra cuando sea manifestado Jesucristo”.
  1. “La manifestación gloriosa de nuestro gran Dios”
    Tito 2: 13 “Aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo”.
  1. “El día de Dios”
    II Pedro 3: 12 “Esperando y apresurándoos para la venida del día de Dios, en el cual los cielos, encendiéndose, serán deshechos, y los elementos, siendo quemados, se fundirán!”
  1. “El día de nuestro Señor Jesucristo”
    I Corintios 1: 8 “El cual también os confirmará hasta el fin, para que seáis irreprensibles en el día de nuestro Señor Jesucristo”.

II. La segunda venida de Cristo fue profetizada

  1. Por Daniel
    Daniel 7: 13 “Miraba yo en la visión de la noche, y he aquí con las nubes del cielo venía uno como un hijo de hombre, que vino hasta el Anciano de días, y le hicieron acercarse delante de él”.
  1. Por Cristo mismo
    Mateo 25: 31 “Cuando el Hijo del Hombre venga en su gloria, y todos los santos ángeles con él, entonces se sentará en su trono de gloria”.

    Juan 14: 3 “Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis”.

    Jesús profetizó acerca de su retorno
  1. Por los ángeles
    Hechos 1: 10 – 11 “Y estando ellos con los ojos puestos en el cielo, entre tanto que él se iba, he aquí se pusieron junto a ellos dos varones con vestiduras blancas,
    Los cuales también les dijeron: Varones galileos, ¿por qué estáis mirando al cielo? Este mismo Jesús, que ha sido tomado de vosotros al cielo, así vendrá como le habéis visto ir al cielo”.
  1. Por Pablo
    I Timoteo 6: 14 “que guardes el mandamiento sin mácula ni reprensión, hasta la aparición de nuestro Señor Jesucristo”.
  1. Por Enoc
    Judas 14 “De éstos también profetizó Enoc, séptimo desde Adán, diciendo: He aquí, vino el Señor con sus santas decenas de millares”.

III. Señales que se darán antes de la segunda venida de Cristo

  1. La apostasía de la iglesia
    II Tesalonicenses 2: 1- 8 “Pero con respecto a la venida de nuestro Señor Jesucristo, y nuestra reunión con él, os rogamos, hermanos,
    Que no os dejéis mover fácilmente de vuestro modo de pensar, ni os conturbéis, ni por espíritu, ni por palabra, ni por carta como si fuera nuestra, en el sentido de que el día del Señor está cerca.
    Nadie os engañe en ninguna manera; porque no vendrá sin que antes venga la apostasía, y se manifieste el hombre de pecado, el hijo de perdición,
    el cual se opone y se levanta contra todo lo que se llama Dios o es objeto de culto; tanto que se sienta en el templo de Dios como Dios, haciéndose pasar por Dios.
    No os acordáis que cuando yo estaba todavía con vosotros, os decía esto?
    Y ahora vosotros sabéis lo que lo detiene, a fin de que a su debido tiempo se manifieste.
    Porque ya está en acción el misterio de la iniquidad; sólo que hay quien al presente lo detiene, hasta que él a su vez sea quitado de en medio.
    Y entonces se manifestará aquel inicuo, a quien el Señor matará con el espíritu de su boca, y destruirá con el resplandor de su venida”.

    Mateo 24: 29-30 “E inmediatamente después de la tribulación de aquellos días, el sol se oscurecerá, y la luna no dará su resplandor, y las estrellas caerán del cielo, y las potencias de los cielos serán conmovidas.
    Entonces aparecerá la señal del Hijo del Hombre en el cielo; y entonces lamentarán todas las tribus de la tierra, y verán al Hijo del Hombre viniendo sobre las nubes del cielo, con poder y gran gloria”.

  2. El mundo se volverá descuidado con respecto de su destino inminente
    Mateo 24: 37-39 “Mas como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del Hombre.
    Porque como en los días antes del diluvio estaban comiendo y bebiendo, casándose y dando en casamiento, hasta el día en que Noé entró en el arca,
    y no entendieron hasta que vino el diluvio y se los llevó a todos, así será también la venida del Hijo del Hombre”.
    La gente se burlaba de las advertencias de Noé

IV. La manera en que regresará Cristo

  1. Inesperadamente
    Mateo 24: 44 “Por tanto, también vosotros estad preparados; porque el Hijo del Hombre vendrá a la hora que no pensáis”.

    Lucas 12: 40 “Vosotros, pues, también, estad preparados, porque a la hora que no penséis, el Hijo del Hombre vendrá”.

  2. Repentinamente
    Marcos 13: 36 “para que cuando venga de repente, no os halle durmiendo”.

  3. Como ladrón en la noche
    I Tesalonicenses 5: 2 “Porque vosotros sabéis perfectamente que el día del Señor vendrá así como ladrón en la noche”.

    II Pedro 3: 10 “Pero el día del Señor vendrá como ladrón en la noche; en el cual los cielos pasarán con grande estruendo, y los elementos ardiendo serán deshechos, y la tierra y las obras que en ella hay serán quemadas”.

    Apocalipsis 16: 15 “He aquí, yo vengo como ladrón. Bienaventurado el que vela, y guarda sus ropas, para que no ande desnudo, y vean su vergüenza”.

  4. Como relámpago
    Mateo 24: 27 “Porque como el relámpago que sale del oriente y se muestra hasta el occidente, así será también la venida del Hijo del Hombre”.

  5. En las nubes
    Mateo 24: 30 “Entonces aparecerá la señal del Hijo del Hombre en el cielo; y entonces lamentarán todas las tribus de la tierra, y verán al Hijo del Hombre viniendo sobre las nubes del cielo, con poder y gran gloria”.

    Mateo 26: 64 “Jesús le dijo: Tú lo has dicho; y además os digo, que desde ahora veréis al Hijo del Hombre sentado a la diestra del poder de Dios, y viniendo en las nubes del cielo”.

    Apocalipsis 1 :7 “He aquí que viene con las nubes, y todo ojo le verá, y los que le traspasaron; y todos los linajes de la tierra harán lamentación por él. Sí, amén”.

  6. De la misma forma que ascendió
    Hechos 1: 9-11 “Y habiendo dicho estas cosas, viéndolo ellos, fue alzado, y le recibió una nube que le ocultó de sus ojos.
    Y estando ellos con los ojos puestos en el cielo, entre tanto que él se iba, he aquí se pusieron junto a ellos dos varones con vestiduras blancas,
    los cuales también les dijeron: Varones galileos, ¿por qué estáis mirando al cielo? Este mismo Jesús, que ha sido tomado de vosotros al cielo, así vendrá como le habéis visto ir al cielo”.
    Jesús regresará por segunda vez de la misma forma que se fue.
  7. En llama de fuego
    II Tesalonicenses 1: 7-8 “y a vosotros que sois atribulados, daros reposo con nosotros, cuando se manifieste el Señor Jesús desde el cielo con los ángeles de su poder,
    en llama de fuego, para dar retribución a los que no conocieron a Dios, ni obedecen al evangelio de nuestro Señor Jesucristo”.

  8. Con un voz de mando
    I Tesalonicenses 4: 16 “4:16 Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero”.

  9. Acompañado por ángeles
    Mateo 16: 27 “Porque el Hijo del Hombre vendrá en la gloria de su Padre con sus ángeles, y entonces pagará a cada uno conforme a sus obras”.

    Mateo 25: 31 “Cuando el Hijo del Hombre venga en su gloria, y todos los santos ángeles con él, entonces se sentará en su trono de gloria”.

    Marcos 8: 38 “Porque el que se avergonzare de mí y de mis palabras en esta generación adúltera y pecadora, el Hijo del Hombre se avergonzará también de él, cuando venga en la gloria de su Padre con los santos ángeles”.

    II Tesalonicenses 1: 7 “y a vosotros que sois atribulados, daros reposo con nosotros, cuando se manifieste el Señor Jesús desde el cielo con los ángeles de su poder”.

  10. En la gloria de su Padre
    Mateo 16: 27 “Porque el Hijo del Hombre vendrá en la gloria de su Padre con sus ángeles, y entonces pagará a cada uno conforme a sus obras”.

V. El objetivo de la segunda venida de Cristo

  1. Ser glorificado en los santos
    II Tesalonicenses 1 10 “cuando venga en aquel día para ser glorificado en sus santos y ser admirado en todos los que creyeron (por cuanto nuestro testimonio ha sido creído entre vosotros)”.

  2. Juzgar al mundo
    Hechos 17: 30 -31 “Pero Dios, habiendo pasado por alto los tiempos de esta ignorancia, ahora manda a todos los hombres en todo lugar, que se arrepientan;
    por cuanto ha establecido un día en el cual juzgará al mundo con justicia, por aquel varón a quien designó, dando fe a todos con haberle levantado de los muertos”.

    II Timoteo 4: 1 “Te encarezco delante de Dios y del Señor Jesucristo, que juzgará a los vivos y a los muertos en su manifestación y en su reino”.

    Judas 14 – 15 “e éstos también profetizó Enoc, séptimo desde Adán, diciendo: He aquí, vino el Señor con sus santas decenas de millares,
    para hacer juicio contra todos, y dejar convictos a todos los impíos de todas sus obras impías que han hecho impíamente, y de todas las cosas duras que los pecadores impíos han hablado contra él”.

    Apocalipsis 20: 11-13 “Y vi un gran trono blanco y al que estaba sentado en él, de delante del cual huyeron la tierra y el cielo, y ningún lugar se encontró para ellos.
    Y vi a los muertos, grandes y pequeños, de pie ante Dios; y los libros fueron abiertos, y otro libro fue abierto, el cual es el libro de la vida; y fueron juzgados los muertos por las cosas que estaban escritas en los libros, según sus obras.
    Y el mar entregó los muertos que había en él; y la muerte y el Hades entregaron los muertos que había en ellos; y fueron juzgados cada uno según sus obras”.

  3. Destruir la muerte
    I Corintios 15: 26 “Y el postrer enemigo que será destruido es la muerte”.

  4. Resucitar a los muertos
    I Tesalonicenses 4: 16 “Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero”.

  5. Llevarse a su iglesia a la gloria
    I Tesalonicenses 4: 17 “Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor”.

  6. Destruir el mundo
    II Pedro 3: 7-12 “pero los cielos y la tierra que existen ahora, están reservados por la misma palabra, guardados para el fuego en el día del juicio y de la perdición de los hombres impíos.
    Mas, oh amados, no ignoréis esto: que para con el Señor un día es como mil años, y mil años como un día.
    El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento.
    Pero el día del Señor vendrá como ladrón en la noche; en el cual los cielos pasarán con grande estruendo, y los elementos ardiendo serán deshechos, y la tierra y las obras que en ella hay serán quemadas.
    Puesto que todas estas cosas han de ser deshechas, ¡cómo no debéis vosotros andar en santa y piadosa manera de vivir,
    esperando y apresurándoos para la venida del día de Dios, en el cual los cielos, encendiéndose, serán deshechos, y los elementos, siendo quemados, se fundirán!”.

VI. Todos los que creemos en la segunda venida de Cristo, debemos:

  1. Amar su venida
    II Timoteo 4: 8 “Por lo demás, me está guardada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no sólo a mí, sino también a todos los que aman su venida”.

  2. Esperar su venida
    Filipenses 3: 20 “Mas nuestra ciudadanía está en los cielos, de donde también esperamos al Salvador, al Señor Jesucristo”.

    Tito 2: 13 “aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo”.

  3. Orar por su venida
    Apocalipsis 22: 20 “El que da testimonio de estas cosas dice: Ciertamente vengo en breve. Amén; sí, ven, Señor Jesús”.

  4. Estar preparados para cuando venga
    Mateo 24: 44 “Por tanto, también vosotros estad preparados; porque el Hijo del Hombre vendrá a la hora que no pensáis”.

    Lucas 12: 40 “Vosotros, pues, también, estad preparados, porque a la hora que no penséis, el Hijo del Hombre vendrá”.

  5. Velar por su venida
    Mateo 24: 42 “Velad, pues, porque no sabéis a qué hora ha de venir vuestro Señor”.

    Marcos 13: 35-37 “Velad, pues, porque no sabéis cuándo vendrá el señor de la casa; si al anochecer, o a la medianoche, o al canto del gallo, o a la mañana;
    para que cuando venga de repente, no os halle durmiendo.
    Y lo que a vosotros digo, a todos lo digo: Velad”.

  6. Ser pacientes ante su venida
    Santiago 5: 7 “Por tanto, hermanos, tened paciencia hasta la venida del Señor. Mirad cómo el labrador espera el precioso fruto de la tierra, aguardando con paciencia hasta que reciba la lluvia temprana y la tardía”.

  7. Afirmar nuestros corazones ante su venida
    Santiago 5: 8 “Tened también vosotros paciencia, y afirmad vuestros corazones; porque la venida del Señor se acerca”.

VII. Todos sus santos que estén listos

  1. Serán preservados hasta su aparición
    Filipenses 1: 6 “estando persuadido de esto, que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo”.

    II Timoteo 4: 18 “Y el Señor me librará de toda obra mala, y me preservará para su reino celestial. A él sea gloria por los siglos de los siglos. Amén”.

    I Pedro 1: 5 “que sois guardados por el poder de Dios mediante la fe, para alcanzar la salvación que está preparada para ser manifestada en el tiempo postrero”.

  2. Serán irreprensibles en su venida
    I Corintios 1: 8 “El cual también os confirmará hasta el fin, para que seáis irreprensibles en el día de nuestro Señor Jesucristo”.

    I Tesalonicenses 3: 13 “para que sean afirmados vuestros corazones, irreprensibles en santidad delante de Dios nuestro Padre, en la venida de nuestro Señor Jesucristo con todos sus santos”.

    I Tesalonicenses 5: 23 “Y el mismo Dios de paz os santifique por completo; y todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea guardado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo”.

    Judas 24 “Y a aquel que es poderoso para guardaros sin caída, y presentaros sin mancha delante de su gloria con gran alegría”.

  3. Serán semejantes a él cuando venga
    I Juan 3: 2 “Amados, ahora somos hijos de Dios, y aún no se ha manifestado lo que hemos de ser; pero sabemos que cuando él se manifieste, seremos semejantes a él, porque le veremos tal como él es”.

    Filipenses 3: 20-21 “Mas nuestra ciudadanía está en los cielos, de donde también esperamos al Salvador, al Señor Jesucristo;
    el cual transformará el cuerpo de la humillación nuestra, para que sea semejante al cuerpo de la gloria suya, por el poder con el cual puede también sujetar a sí mismo todas las cosas”.

  4. Lo verán tal como él es
    I Juan 3: 2 “Amados, ahora somos hijos de Dios, y aún no se ha manifestado lo que hemos de ser; pero sabemos que cuando él se manifieste, seremos semejantes a él, porque le veremos tal como él es”.

  5. No se avergonzarán cuando él venga
    I Juan 2: 28 “Y ahora, hijitos, permaneced en él, para que cuando se manifieste, tengamos confianza, para que en su venida no nos alejemos de él avergonzados”.

  6. Aparecerán con él en gloria
    Colosenses 3: 4 “Cuando Cristo, vuestra vida, se manifieste, entonces vosotros también seréis manifestados con él en gloria”.

  7. Recibirán una corona
    II Timoteo 4: 8 “Por lo demás, me está guardada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no sólo a mí, sino también a todos los que aman su venida”.

    I Pedro 5: 4 “Y cuando aparezca el Príncipe de los pastores, vosotros recibiréis la corona incorruptible de gloria”.

  8. Reinarán con él
    II Timoteo 2: 12 “Si sufrimos, también reinaremos con él”.

    Apocalipsis 22: 5 “No habrá allí más noche; y no tienen necesidad de luz de lámpara, ni de luz del sol, porque Dios el Señor los iluminará; y reinarán por los siglos de los siglos”.

  9. Serán admitidos en el cielo
    Mateo 25: 10 “Pero mientras ellas iban a comprar, vino el esposo; y las que estaban preparadas entraron con él a las bodas; y se cerró la puerta”.
Las cinco vírgenes insensatas no pudieron entrar a las bodas.

VIII. Los pecadores o impíos

  1. Se burlan de su segunda venida
    II Pedro 3: 3-4 “sabiendo primero esto, que en los postreros días vendrán burladores, andando según sus propias concupiscencias,
    y diciendo: ¿Dónde está la promesa de su advenimiento? Porque desde el día en que los padres durmieron, todas las cosas permanecen así como desde el principio de la creación”.

  2. Presumen acerca del retraso de su venida
    Mateo 24: 48 “Pero si aquel siervo malo dijere en su corazón: Mi señor tarda en venir”.

  3. Serán sorprendidos en su venida
    I Tesalonicenses 5: 2-3 “Porque vosotros sabéis perfectamente que el día del Señor vendrá así como ladrón en la noche;
    que cuando digan: Paz y seguridad, entonces vendrá sobre ellos destrucción repentina, como los dolores a la mujer encinta, y no escaparán”.

    II Pedro 3: 10 “Pero el día del Señor vendrá como ladrón en la noche; en el cual los cielos pasarán con grande estruendo, y los elementos ardiendo serán deshechos, y la tierra y las obras que en ella hay serán quemadas”.

    Mateo 24: 37-39 “Mas como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del Hombre.
    Porque como en los días antes del diluvio estaban comiendo y bebiendo, casándose y dando en casamiento, hasta el día en que Noé entró en el arca,
    y no entendieron hasta que vino el diluvio y se los llevó a todos, así será también la venida del Hijo del Hombre”.
    En los días de Noé estaban comiendo y bebiendo, casándose y dando en casamiento.
    Pero vino el diluvio y se los llevó a todos.
  1. Quedarán excluidos de entrar al cielo en su venida
    Mateo 25: 11-13 “Después vinieron también las otras vírgenes, diciendo: ¡Señor, señor, ábrenos!
    Mas él, respondiendo, dijo: De cierto os digo, que no os conozco.
    Velad, pues, porque no sabéis el día ni la hora en que el Hijo del Hombre ha de venir”.

  2. Serán castigados en su venida
    II Tesalonicenses 1: 8-9 “en llama de fuego, para dar retribución a los que no conocieron a Dios, ni obedecen al evangelio de nuestro Señor Jesucristo;
    los cuales sufrirán pena de eterna perdición, excluidos de la presencia del Señor y de la gloria de su poder”.

     

    ¿Se encuentra usted preparado para la segunda venida de Cristo?