Cuando dos personas inician la relación de matrimonio debería ser con la mentalidad de mantenerlo para toda la vida.

Sin embargo, a la larga, por diversas razones se van dando o permitiendo cosas que comienzan a afectar en lo más íntimo, hasta el punto que se empieza a pensar en el divorcio.

Y a este punto, surgen las siguientes preguntas: ¿Dios permite el divorcio? ¿Dios perdona el divorcio?

Para todas las situaciones, es necesario que atendamos lo que Dios dice con una mente abierta. Considerar el criterio de divino siempre es conveniente antes de tomar decisiones.

  • En el principio Dios estableció las cosas como deberían ser (el estado normal). Pero el pecado entró y desarregló lo que Dios había creado.
  • Según Dios, la condicion del ser humano después de su caída es anormal, o sea, por debajo de lo que él mismo estableció.
  • Pero Dios, consciente de esto, estableció una provisión para restaurar al ser humano al nivel normal.
  • Es aquí donde vemos la entrada de Jesucristo el médico divino en la escena de la humanidad, y es lo que precisamente desea hacer: normalizar su vida conforme a la intención del creador.
  • Jesucristo es el inicio del Nuevo Testamento.
  • El nivel que Jesucristo vino a establecer es superior al que se había establecido en el Antiguo Testamento.
  • Jesucristo vino a restaurar las cosas al nivel original, es decir, de llevar al ser humano a esa condicion normal, según la estimación de Dios.

A continuación, te invito a escuchar el siguiente estudio bíblico sobre el divorcio.